Información importante sobre Cookies:


Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra


Política de cookies.
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Busque Barreras

Aplicación Extraterritorial de la Ley Helms-Burton

  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Países
  4. Estados Unidos
  5. Aplicación Extraterritorial de la Ley Helms-Burton

Aplicación Extraterritorial de la Ley Helms-Burton

País:
Estados Unidos
Última actualización:
19/02/2019
Tipos de Barrera:
  • Restricciones sectoriales a los servicios e inversiones [Barreras al Comercio de Servicios e Inversiones]
Sectores a los que afecta:
  • TURISMO E INMOBILIARIO 
Barrera resuelta:
No
Descripción:

La Ley de Solidaridad Democrática y de Libertad en Cuba (Ley Helms-Burton), establece que cualquier compañía no norteamericana que realiza actividades comerciales o de inversión con Cuba puede ser sometida a represalias legales, y que los dirigentes de la compañía pueden ver prohibida su entrada en Estados Unidos.

Así, se concede a los ciudadanos norteamericanos, cuya propiedad fue expropiada por el gobierno de Cuba, la posibilidad de llevar a los Tribunales de Estados Unidos a empresas extranjeras que desarrollan actividades económicas con dichas propiedades, (Título III) y contempla también la posibilidad de denegar la entrada en Estados Unidos a ejecutivos de las empresas implicadas (Título IV). El Título III de la Ley define la inversión en estas propiedades expropiadas como "tráfico" y establece medidas para la protección de los derechos de estos ciudadanos estadounidenses que tenían propiedades en Cuba. Se calcula que más de 6.000 empresas quedaron bajo control del Gobierno cubano tras la revolución de 1959. Estas empresas están valoradas actualmente en 6.000 millones de dólares.

La Unión Europea y Canadá declararon inmediatamente su oposición a esta ley y a su aplicación extraterritorial, señalando que vulnera el derecho internacional al penalizar a empresas extranjeras que tienen negocios en territorios situados fuera de las fronteras estadounidenses. La UE llevó el caso ante la Organización Mundial de Comercio pero retiró su queja en 1998, después de que se llegara a un entendimiento con Estados Unidos para que aplicara una excepción a las disposiciones de los títulos III y IV (que tendría que ser concedida por el Congreso).

Impacto

Puede afectar a empresas españolas, principalmente empresas hoteleras con inversiones en Cuba en propiedades confiscadas por el gobierno cubano.

Hasta el momento nadie ha iniciado una demanda en base al Título III de la ley porque el Presidente Clinton suspendió su aplicación antes de que la norma entrara en vigor en agosto de 1996 y las posteriores administraciones han ido renovando dicha suspensión cada 6 meses, conforme al procedimiento establecido en la propia ley. El último waiver se aprobó el 1 de febrero 2018. A diferencia del Título III, el Título IV no incluye posibilidad de waiver. Hasta la fecha solo 3 empresas han recibido un aviso en este sentido y únicamente una de ellas, Sherritt International, una empresa minera canadiense, ha sido penalizada impidiendo la entrada de sus ejecutivos en Estados Unidos.

Valoración. Actuaciones y perspectivas

El 17 de diciembre de 2014 el Presidente Obama anunció cambios en la política estadounidense hacia Cuba con el objetivo de restablecer las relaciones con el pueblo cubano. Sin embargo, el Congreso mantiene el control sobre las sanciones económicas y la propia Ley Helms-Burton establece que el embargo solo puede terminar mediante acción del Congreso, por tanto la ley sigue en vigor con su aplicación extraterritorial.

En noviembre 2017 la administración Trump anunció nuevas regulaciones que han supuesto un paso atrás en la política impulsada por Obama prohibiendo a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios con determinadas entidades relacionadas con el sector militar cubano (incluyendo tiendas, agencias turísticas y destilerías de ron) y restringiendo los visados a ciudadanos estadounidenses para viajar a Cuba aprobados por la administración Obama, los 'people-to-people' visas (pero siguen vigentes los visados por motivos religiosos, prensa, acompañados por una agencia estadounidense, etc.). Estas medidas afectarán a las empresas estadounidenses trabajando en el sector turístico cubano pero muchos de los aspectos abiertos por Obama (vuelos directos entre los dos países, relaciones diplomáticas, etc.) siguen en vigor.

Se recomienda a las empresas españolas que quieran invertir y hacer negocios en Cuba que se pongan en contacto con la Oficina Económica y Comercial de Washington y que vayan asesoradas por un experto legal en la materia para evitar problemas con sus operaciones en EEUU.