Información importante sobre Cookies:


Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra


Política de cookies.
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Busque Barreras

Contratación Pública - Buy America

  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Países
  4. Estados Unidos
  5. Contratación Pública - Buy America

Contratación Pública - Buy America

País:
Estados Unidos
Última actualización:
19/02/2019
Tipos de Barrera:
  • Discriminación en contratación pública [Barreras no arancelarias]
  • Promoción y Preferencias Compras Locales [Barreras no arancelarias]
Sectores a los que afecta:
  • Todos los Sectores / SECTOR NO DEFINIDO
Barrera resuelta:
No
Descripción:

El acceso al mercado de contratación pública en Estados Unidos es un difícil reto debido al complejo marco legal, a las dificultades para cumplir algunos requisitos formales o materiales y a algunas medidas de marcado carácter proteccionista en algunos sectores y zonas geográficas. Todo un cuerpo legistalivo integrado por leyes, regalmentos, directices, manuales y sentencias judiciales tiene como objetivo conceder preferencia local a los suministradores y/o productos estadounidenses sobre los productos de origen extranjero. En ocasiones la preferencia local es máxima, exigiéndose que el producto sea elaborado con material 100% estadounidense y sea elaborado, al menos en su parte final (ensamblaje final) en Estados Unidos.

Esta preferencia local queda recogida fundamentalmente en una serie de disposiciones legales conocidas comúnmente como: “BUY AMERICA” y “BUY AMERICAN”. “Buy America” se aplica a las compras dentro del sector transporte que gocen de subvención federal, mientras que “Buy American” (“Buy American Act” de 1933) se aplica a las contrataciones públicas de bienes en general que gocen de subvención federal. Asimismo, las contrataciones públicas del Departamento de Defensa, cuentan desde 1941 con su propia disposición “Buy America” (“the Berry Amendment”), y más recientemente, la “American Recovery and Reinvestment Act” de 2009, conocida como ARRA, también incluye en su Sección 1605 una nueva disposición “Buy American” de aplicación en todos aquellos proyectos que reciban fondos del ARRA.

A las medidas aplicadas por el Gobierno Federal se unen las de algunos estados, cuyas leyes presupuestarias exigen, de forma análoga, que los productos o materias primas sean Made in USA (cuando no Made in the State or the City of) a la hora de realizar determinadas infraestructuras.

Las empresas extranjeras de países firmantes del Acuerdo de Contratación Pública de la Organización Mundial del Comercio (ACP-OMC), pueden beneficiarse de la cláusula de Trato Nacional de la OMC para los contratos cubiertos por dicho Acuerdo. Esto significa que, a efectos de la aplicación de “Buy America(n)”, sus productos serán considerados como si de productos estadounidenses se trataran. Ello ocurre en aquellos procesos de contratación pública llevados a cabo por alguna de las entidades estadounidenses, firmantes del citado ACP-OMC, en aquellos sectores para los que Estados Unidos ha asumido compromisos y siempre que el valor de contratación pública, supere el umbral previsto en el citado Acuerdo.

Adicionalmente, existen tres excepciones a “Buy America(n)” pudiendo aplicarse una exención (“waiver”) a esta norma en caso de que la adquisición pública suponga una carga excesiva para el gobierno debido a su elevado coste, el producto no esté disponible en el mercado doméstico en cantidad suficiente o si resultase en beneficio del interés público.

Impacto

El endurecimiento de la normativa Buy American podría tener efectos negativos para el comercio e inversión transatlántico y sería costoso para el contribuyente reduciendo así el potencial de gasto de la manera más efectiva posible en áreas clave de la economía, como las infraestructuras. Un reciente estudio concluye que la eliminación de los requerimientos actuales de contenido local incrementaría el PIB de EEUU en 22.000 millones de dólares y crearía 363.000 nuevos empleos. Nuevas políticas restrictivas del tipo Buy American podrían llevar a un incremento de los costes, mayor burocracia y retrasos adicionales, sin beneficios en términos de empleo para EEUU. También podrían reducir la competitividad de las empresas americanas y elevar los precios de bienes y servicios.

Valoración. Actuaciones y Perspectivas

Con la Administración actual se está endureciendo esta política. El 18 abril de 2017, el Presidente Trump firmó una Orden Ejecutiva, bajo el slogan Buy American and Hire American, con el objetivo de reforzar aún más estas medidas proteccionistas y garantizar la contratación de mano de obra estadounidense y el uso de bienes Made in America en toda contratación pública. La Orden establece que el Secretario de Comercio, en conjunción con otros departamentos y agencias, presentará un informe con recomendaciones al Presidente sobre las políticas de adquisiciones gubernamentales en agencias federales, con el fin de mejorar los esfuerzos de monitoreo, aplicación y cumplimiento. También encarga a cuatro departamentos que examinen todas las reglas con respecto al sistema de inmigración, con el fin de proteger a los trabajadores de EEUU y prevenir fraude o abuso. Asimismo, la Orden Ejecutiva insta al Departamento de Comercio y al USTR a que evalúen exhaustivamente las disposiciones sobre adquisiciones de todos los Acuerdos de Libre Comercio incluido el Acuerdo de Contratación Pública de la OMC.