Información importante sobre Cookies:


Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra


Política de cookies.
Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Busque Barreras

Aranceles contra el sector del acero y del aluminio

  1. Está en:
  2. Bienvenido
  3. Países
  4. Estados Unidos
  5. Aranceles contra el sector del acero y del aluminio

Aranceles contra el sector del acero y del aluminio

País:
Estados Unidos
Última actualización:
14/02/2019
Tipos de Barrera:
  • Aranceles, impuestos y otros gastos al Comercio Electrónico [Barreras arancelarias]
Sectores a los que afecta:
  • PRODUCTOS SIDERÚRGICOS 
Barrera resuelta:
No
Descripción:

Descripción

En abril de 2017, el Departamento de Comercio de EE. UU. inició sendas investigaciones a las importaciones de acero y aluminio en virtud de la Sección 232 del Trade Expansion Act de 1962. Esta norma autoriza al Presidente de EE. UU. a limitar los bienes importados,  a través de aranceles u otros medios, si se considera que las circunstancias que rodean estas importaciones amenazan la seguridad nacional estadounidense.

El 16 de febrero de 2018 se hicieron públicos los informes de ambas investigaciones concluyendo que las importaciones de estos productos amenazan o ponen en riesgo la seguridad nacional. Basándose en las mismas, el Presidente Trump anunció el 1 de marzo de 2018 el incremento de los aranceles de acero y aluminio hasta el 25 % y el 10 %, respectivamente. Estas medidas entraron en vigor el 23 de marzo. Las subpartidas arancelarias afectadas están contenidas en los capítulos TARIC 72 y 73, en el caso del acero, y en el capítulo 76, en el caso del aluminio (consultar anexo para más información).

La Sección 232 permite hacer excepciones a la aplicación de esta medida por dos vías: país y producto.  En lo que se refiere a los países, están exceptuados Australia, Corea del Sur, Argentina y Brasil.  A la UE se le concedió una exención temporal hasta el 31 de mayo de 2018, periodo en el que el presidente Trump pretendía llegar a algún tipo de acuerdo con la Unión en diversos asuntos de interés para los EE.UU. Al no alcanzarse, el presidente optó por terminar con la exención temporal y en consecuencia desde el 1 de junio estas medias se aplican a los productos de la UE. En lo que se refiere a la exclusión de productos, que deben solicitar las empresas establecidas en los EEUU, se han presentado más de 40.000 solicitudes, de las que más de la mitad están todavía pendientes de resolución, habiéndose aprobado de momento en torno a 600.

Impacto

España ocupa las posiciones 29, 23 y 11 entre los suministradores a EE. UU. de los capítulos 76, 72 y 73, respectivamente. En el caso del acero, el volumen de exportaciones de productos siderúrgicos y de primera transformación españoles a EE. UU. en 2017, alcanzaron las 315.288 toneladas, por un valor de 298 millones de euros (habiendo crecido un 45 % respecto del año anterior). En concreto, las exportaciones españolas de perfiles estructurales representan el 26% del total de exportaciones europeas a EE.UU. En cuanto al aluminio, las exportaciones de España a EE. UU.  son de menor cuantía, en torno a unos 70 millones de euros y corresponden en su mayoría a aluminio de segunda fusión y productos transformados.

Estas cifras sitúan a España como tercer (acero) y quinto (aluminio) proveedor europeo de ambos materiales a EE. UU., si bien este mercado es el séptimo destino de las exportaciones españolas de aluminio, y el quinto de las de acero.  Las provincias que aglutinan el mayor número de empresas exportadoras de estos productos son Vizcaya, Madrid, Asturias, Barcelona y Guipúzcoa (seguidas de Burgos, Cádiz y Álava).

Valoración y perspectivas

La Comunidad internacional, incluida la UE, considera que estos aranceles son ilegales al tratarse de una salvaguardia encubierta que no ha respetado el Acuerdo de Salvaguardias de la OMC. En consecuencia, el 1 de junio de 2018 la UE optó por recurrir las medidas ante el Órgano de Solución de Diferencias de la OMC, estando a la espera de la correspondiente resolución. Asimismo, la UE y tal y como permite la normativa de la OMC, ha impuesto, desde el 22 de junio, medidas de reequilibrio gravando las importaciones de una serie de productos americanos por valor equivalente al comercio de la UE afectado por los aranceles americanos para el acero y aluminio.     

De momento no parece que EE.UU. esté contemplando la posibilidad de una eliminación generalizada de estos aranceles a corto plazo. No obstante, un resultado positivo de las negociaciones en curso entre EE.UU y la UE, derivadas del acuerdo político alcanzado el pasado 26 de julio entre los presidentes Trump y Juncker, podría abrir la puerta a una eventual solución, al menos en lo que respecta a la UE.  

Por otro lado, parece que el del acero y el aluminio no es un caso aislado, pues el 23 de mayo de 2018, la administración Trump inició una nueva investigación sobre las importaciones de vehículos de motor y sus partes en virtud de la Sección 232, con el objeto de determinar si las citadas importaciones suponen una amenaza para la seguridad nacional norteamericana. Esta investigación todavía no se ha dado por concluida. En este momento, la aplicación de incrementos arancelarios sobre las importaciones del sector automovilístico de la UE depende de la evolución de las negociaciones con EE. UU., iniciadas a resultas del encuentro entre Juncker y Trump mencionado anteriormente.

Adicionalmente, en julio de 2018 se ha iniciado un nuevo caso respecto al uranio